Anelio Rodríguez: “Soy una especie de tejedor”

La simpatía del canario Anelio Rodríguez demuestra que el gentilicio es un accidente geográfico. Sentado en el lobby del hotel CCCT, el escritor nacido en Santa Cruz de La Palma en 1963 gesticula a brazos abiertos, se ríe con los ojos entornados hacia el cielo raso que cubre el espacio y bromea con los mesoneros que lo atienden. “¿Yo debo parecerles un venezolano que se viste raro, verdad? ¡Es que los canarios y los venezolanos somos iguales!”, dice con la boca hecha una sonrisa.

En efecto.

Si no fuera por el dejo nasal de algunas vocales y cierta ausencia de las “eses” en lugares distintos a la usanza caribeña, el ganador de los premios “Ciudad de Santa Cruz de Tenerife” –con Ocho relatos y un diálogo, en 1992– y el “Tiflos”, convocado por la ONCE –en 2004, con El perro y los demás– podría pasar por un venezolano. Y bien que le gustaría porque en Caracas, dice, se siente como en su casa.

“Un placer que asocio con la lectura es la amistad”, explica el autor invitado para el VII Festival de la Lectura de Chacao antes de añadir que le gusta cultivar las relaciones con otros compañeros de profesión; quizá como una manera de encontrar compañía en el oficio de las letras, marcado por un pacto con la soledad. Por eso ha traído desde su isla de ultramar libros para Silda Cordoliani y José Balza, así como tabacos para Igor Barreto.

 

El escritor fantasma. A Rodríguez le gusta decir que es un escritor fantasma. Esto se debe a que vive en la isla más chiquita del archipiélago de Las Canarias, a que sus libros se han agotado sin perspectiva de reposición –bien porque las editoriales que los publicaron ya no existen o porque no tienen interés en hacerlo– y, principalmente, porque tiene cinco libros inéditos.

Narrador de las distancias cortas, como el microcuento, el relato y la novela breve y autor de ensayos de género filológico e historiográfico, así como también de artículos de opinión, el trabajo de Rodríguez puede leerse en diversas antologías de narradores, como L’oceano, la chitarra e i vulcani (1995), Los mejores relatos canarios del siglo XX (2005), Cuentos de la Atlántida (2005) y Generación 21: nuevos novelistas canarios (2011). “Reconozco que tengo facilidad para los textos breves, pero creo que con los años me he ido especializando en el relato corto”, señala el autor traducido al italiano, al alemán, al francés y al portugués: “Es muy difícil dominar este género. A veces escribo relatos que parten de una imagen muy nítida, pero hay otras las que mis obras parten de una idea o un concepto. Hay veces en que tengo los cuentos en la cabeza completamente estructurados. Soy una especie de tejedor. Cuando me siento a escribir lo hago como el que está trabajando en un tapiz: intento que una frase lleve indefectiblemente a otra, para que al final no sobre ni falte nada. Este es un trabajo agotador e ingrato. Por eso, con los años, me he ido volviendo muy autoexigente”.

A pesar de que comenzó a asomarse a las letras a través de la poesía, género al cual en un principio se arrojó con el ímpetu de la juventud que lo inspiraba, una amiga suya, Elsa López, escritora y fundadora de Ediciones La Palma, le aconsejó incursionar en la narrativa. Y fue así como escribió “de un tirón”, en unos meses, las dos decenas de relatos que integran su primer libro en este género, La Habana y otros relatos, estructurado como una serie de monólogos basados en la oralidad canaria.

Durante una década, entre 1995 y 2005, Rodríguez de dirigió la revista La fábrica (Miscelánea de arte y literatura), que dio a conocer en toda España a autores y artistas canarios. Hoy en día se dedica únicamente a dar clases y a escribir; por la mañana una actividad, por la tarde, la otra. “El profesor educa al escritor para que sea humilde, para que escuche las voces que suenan alrededor, para que sea flexible ante el prodigio que es la realidad de la vida y, lo más importante, para que no pierda nunca la capacidad de asombro. Por el otro lado, el escritor al profesor le enseña a ser constante, a ser fiel a sus ideas, a tener paciencia”, señala Rodríguez que versa en la paciencia y en la humildad su oficio de escritor, sin estridencias ni falsos laureles. Así vive feliz, dice, como un espectro que solo se materializa en los momentos necesarios: en los momentos que sean pura literatura.

 Publicado en Colofón Revista Literaria por Michelle Roche

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s