Luigi Amara: “Todo es artificio”

Hace una década, Luigi Amara organizaba fiestas de disfraces con sus amigos. El “desmadre” en el cual, de manera inevitable, terminaban estos eventos llevó al poeta y ensayista a preguntarse qué había en las pelucas que hacía que la gente se tomara tales licencias, fuera de la época de Carnaval. Esa inquietud fue el germen de la investigación que este año resultó finalista del Premio Anagrama de Ensayo, Historia descabellada de la peluca, galardón que finalmente se le entregó al compatriota de Amara, el mexicano Sergio González Rodríguez.

“Desde hacía mucho tiempo yo quería escribir algo sobre el despliegue del cuerpo –cómo nos mostramos, cómo construimos nuestro yo y nuestro cuerpo– pero no quería hacerlo desde la perspectiva de la cirugía cosmética y se me ocurrió que la mejor manera era a través de algo anacrónico, pasado de moda como la peluca, para que pudiéramos ver el tema del cuerpo con distancia y humor y así conocer las extravagancias a las que llega el ser humano en aras de construir una imagen en aras de seducir  o intimidar a los demás”, explica el autor mexicano.

Amara nació en Ciudad de México en 1971y se dio a conocer en su país cuando fundó la revista Paréntesis. Si bien le gusta el ejercicio de síntesis, concreción y de cristalización en imágenes que hace a través de la poesía, disfruta escribiendo ensayos porque considera que este género le permite la digresión, “pasar de una anécdota a una conjetura, como una especie de paseo mental”.

Todos los pelos de la peluca. La disertación entre intelectual y humorística de este filósofo parte de la idea de “que gracias a unos pelos –que a veces son hasta sintéticos– te puedes descocar, volverte loco”, según señala Amara, pero los años de investigación añadieron otras vertientes a esta reflexión, obligándolo a tomar en cuenta otros puntos de la historia, como el status social que ese accesorio daba a quien lo usaba en los años del Iluminismo, y el comentario social desde su uso como prótesis que es cada vez más extendido entre las personas que hacen quimioterapia, por ejemplo. “En la necesidad de suplir una carencia, las prótesis tienen mucho de vanidad: si se te cae la dentadura te la pones, para verte bien”.

Aunque los cabellos, como ocurre con los espejos , desde tiempos inmemoriales estén asociados con la vanidad, Amara prefiere referirse en su libro más bien a sus interpretaciones dentro de la sociedad, pues considera que en los comportamientos de los seres humanos hay una surte de “discurso capilar”, en el cual las pelucas funcionan como un atributo de la personalidad.

“Cuando empecé a adentrarme en el estudio de los múltiples usos de las peluca, me di cuenta también de que son muy variados los significados y símbolos y que este objeto era difícil de reducir a una única interpretación. Por eso intenté hacer un mosaico alrededor de este accesorio en todo el libro, destacando distintas funciones y matices porque más que un libro de historia quería que los lectores tuvieran una sensación de un amplio tapiz”, añade.

Amara comenzó en 2004 las investigaciones sobre este tema, al que se aproximó justamente porque nunca antes había pensado en algo así,y aprendió que “todo es artificio” y que mientras más conscientes sean las personas de esta realidad, podrán ser más libres.

  Publicado en Colofón Revista Literaria por Michelle Roche

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s